Biodiversidad

Las técnicas de cultivo orgánico tradicionales permiten la convivencia en armonía del agricultor con el ecosistema, de ahí el termino “ecológico”. Esta convivencia beneficia tanto al productor como al medioambiente como hemos comprobado directamente en nuestra finca. Así las lombrices mejoran la tierra y los insectos depredadores controlan las plagas, al tiempo que los reptiles y las aves nos ayudan a controlar el número de insectos dañinos y roedores. Los químicos de la agroindustria destruyen este equilibrio, acaban con la biodiversidad y convierten al agricultor en dependiente de sus productos sintéticos.

Por otro lado, la agricultura ha sido posible gracias a la ayuda imprescindible de animales domesticados que, como compañeros inseparables, han ayudado a labrar la tierra y a transportar productos de todo tipo, al tiempo que sus residuos fertilizan la tierra. Este es el caso del asno andaluz, un equino autóctono en peligro de extinción.

Estos son algunos de nuestros ayudantes-vecinos-colaboradores en El Cerrajón, la fauna autóctona del Valle del Guadalhorce que se beneficia como nosotros de cultivar de manera natural.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s