¡Las naranjas son la monda!

(Reproducimos a continuación este artículo que escribimos para la página de La Buena Vida )

Cartel_Citrico cascaraDesde la antigüedad los cítricos se han conocido por sus cualidades medicinales. Una gran parte de esas propiedades curativas o preventivas están en la cáscara que desaprovechamos.

A los frutos de los cítricos se les llama científicamente hespérides o hespéridos, en referencia al jardín de las Hespérides donde se encontraban las milagrosas manzanas de oro – asociadas tradicionalmente a las naranjas- que conferían nada menos que la inmortalidad. Estos conocimientos transmitidos por la mitología, son comprobados científicamente en la actualidad, rescatando el alto valor de los cítricos y sus propiedades curativas.

La hespiridina es la mezcla de bioflavonoides típica en los cítricos y se concentra en mayor parte en la piel de la naranja así como también ácidos orgánicos o aceites esenciales. Estas sustancias tienen efecto revitalizante, tónico digestivo, anti cancerígeno, protector de estómago, anti inflamatorio y anti alérgico entre otras.

Esta piel, formada por dos capas, conserva el interior del fruto y evita durante meses que éste se pudra o que el agua de su interior se evapore. Esta es la razón por la que acumulan gran cantidad de antioxidantes y sustancias que reparan el colágeno, los componentes activos que nos benefician.

En la actualidad sólo nos comemos el interior del fruto y descartamos su cáscara. Son los tratamientos industriales –a base de pesticidas, fungicidas, insecticidas y parafinas- los que han hecho que nos olvidemos que esta parte es aprovechable tanto en la cocina como en usos estéticos y en la medicina tradicional, ya que acumulan residuos de todos estos componentes químicos nocivos para la salud.

En India la mezcla con agua del polvo de la cáscara de naranja deshidrata al sol es empleado en la cosmética, mientras que en el sudeste de China, lo procesan manualmente de diferentes maneras, y los más “cotizados”, son aquellos que más tiempo pasan en proceso de deshidratación, incluso de años. Lo emplean en infusiones, como condimento en la cocina o en repostería y lo recetan como tratamientos para la salud.

Nuestras naranjas provienen de la Finca Ecológica el Cerrajón en el Valle del Guadalhorce, Málaga, de una plantación familiar en cultivo orgánico de cítricos y con huerta de temporada. Nuestras naranjas te las puedes comer enteras desde el interior hasta el exterior. Y por qué no animarte a conservarlas para tenerlas a mano cuando las necesites.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s